MI PERRO SE PONE NERVIOSO O SE MAREA EN EL COCHE: CÓMO LO IDENTIFICO Y QUÉ PUEDO HACER

Vacaciones, visitas al veterinario o un amigo, paseos fuera de la ciudad… son algunas de las razones por las que necesitamos que nuestro perro lleve bien el coche, pero no todos lo hacen. Muchos perros sufren mareos durante el viaje o se ponen muy nerviosos, pero ¿cómo lo identifico y qué puedo hacer?

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que el estrés y la ansiedad (nerviosismo) que siente el perro al viajar en coche puede favorecer el mareo. Por otro lado, si el perro se marea, es probable que sufra estrés y ansiedad, incluso antes de subir al coche (se anticipará).

En cachorros es más común que aparezca el mareo, ya que tienen mayor dificultad para mantener el equilibrio porque su sistema auditivo es todavía inmaduro. A medida que crecen pueden dejar de marearse, o no (depende de cada caso). Un perro de cualquier edad puede sentir mareo al viajar en coche.

¿Cómo identifico que mi perro se marea o siente ansiedad en el coche?

  • Nauseas: hipersalivación, relamido de los belfos, degluciones continuas
  • Arcadas y vómitos
  • Jadeo
  • Nerviosismo o agitación: moverse de un lado para otro, cambios de posición continuos, vocalizaciones (lloros, ladridos o incluso aullidos)
  • Temblores
  • Apatía (puede parecer que están relajados, pero no)

¿Qué puedo hacer para que mi perro viaje bien en coche?

Haz un paseo tranquilo previamente. Evita paseos para “cansarlo” como, por ejemplo, lanzarle la pelota durante un rato. Lejos de estar más tranquilo, es probable que en su organismo las hormonas del estrés estén disparadas y muestre mayor dificultad para gestionar el viaje.  

Evita dar de comer durante 2-4 horas antes del viaje. Agua puede beber, siempre y cuando no sea en gran cantidad.

Sal sin prisa. Dedica el tiempo necesario para que tu perro suba al coche por él mismo y que el viaje empiece de forma calmada. Empezar corriendo de aquí para allá y forzar al perro a subir al coche cuando todavía no está preparado, es una semilla para que el viaje no vaya bien.

Elige la forma de viajar más cómoda para tu perro, cada caso es un mundo. Hay perros que van mejor en el maletero, otros directamente en los asientos con un cinturón de seguridad, algunos se sienten más seguros dentro de un transportín… Si tu perro tiene problemas para viajar en coche, puedes probar a cambiar la forma de viajar.

Arranca el coche y no lo pongas en movimiento hasta que tu perro se haya acomodado (pueden pasar varios minutos, te recordamos lo de salir sin prisa). Hay veces que no les damos tiempo a que busquen la posición adecuada, empezando el viaje incómodos y con mayor probabilidad de marearse.

Puedes poner una música relajante que le ayude a estar más tranquilo y minimice los ruidos del coche y del exterior.

Reduce la visión exterior, tapando las ventanillas traseras. Aunque algunos perros disfrutan mirando por la ventanilla, en general es más probable que se mareen y se pongan nerviosos con el movimiento.

Si sois dos personas, una puede ir en la zona trasera con el perro. No hace falta hablarle ni pedirle que se siente o se tumbe, simplemente es para que el perro se sienta acompañado y más seguro.

Puedes dejar cerca de tu perro un olor de seguridad y calma: puede ser su camita o manta, o incluso una prenda de ropa con la que su referente haya dormido (ese olor le ayudará a sentirse como en casa).

20200612_165242 recorte 2

Conduce de forma amable, tu perro no entiende de prisas ni sabe dónde va. Evita dar curvas a mucha velocidad y acelerar o frenar de forma brusca. En algunos casos, el hecho de reducir la velocidad a la que se mueve el coche es suficiente para que el perro se sienta más estable y, por tanto, mejor.

Si el viaje es largo haz paradas cada 2h (algunos perros necesitan parar cada menos tiempo), a no ser que vaya profundamente dormido, que puedes alargar un poco más si es posible.

¿Puedo darle algún tipo de medicación?

Si tu perro vomita, puedes pedir a tu veterinario que te facilite medicación para ello.

Suele usarse Cerenia, la cual no evita el mareo como tal, pero reduce las náuseas y el vómito, por lo que ayuda al perro a encontrase mejor. Puedes probarla una vez, en un viaje corto ficticio, para valorar el efecto.

Para evitar o reducir el mareo, hay otras opciones como la aromaterapia (por ejemplo, el aceite esencial de menta).  

En cuanto al estrés y la ansiedad, hay una gran variedad de suplementos naturales que pueden administrarse, aunque la mayoría de ellos necesitan empezar su aplicación unos días antes. También podría usarse la aromaterapia en este sentido, por ejemplo, usando un aceite esencial relajante, como el de lavanda u otro concreto que le venga bien a nuestro perro.

* Si no sabes qué puede ser beneficioso para tu perro y/o no sabes cómo realizar una terapia de forma adecuada, consulta siempre con tu veterinario y/o educador canino. Aunque el tratamiento sea natural, no está exento de riesgo.

¿Qué no debo hacer?

Usar acepromacina (Calmivet), aunque te lo recomiende tu veterinario. Tu perro se quedará aparentemente tranquilo, porque no podrá moverse, pero estará igual de preocupado o más, y esto puede afectar gravemente a su bienestar emocional.

Forzar a tu perro para que suba al coche. A veces los humanos somos muy impacientes y no damos al perro el tiempo que necesita. Igual con 5 minutos (a veces es necesario mucho más tiempo) es suficiente para que tu perro se relaje un poco y esté preparado para empezar el viaje.

Reñir a tu perro si no quiere subir al coche o reñirle durante el viaje. No le ayudará a estar tranquilo, sino todo lo contrario, e incluso podrá ir a peor.

Ignorar a tu perro. Se suele decir que si un perro hace algún comportamiento “inadecuado”, como ladrar, debemos ignorarlo para no reforzar ese comportamiento. Pero, el hecho de ignorarlo, no evitará ni cambiará el malestar de tu perro. En cambio, sentirse escuchado y comprendido, puede ayudarle a gestionar mejor la situación.

¿Puedo hacer algún trabajo específico para mejorar el viaje en coche?

No es necesario “positivizar” el coche usando comida o juego. Simplemente normalizando el momento de viajar en coche, manteniendo la calma y siguiendo los consejos anteriores, tu perro puede ir mejor. Si es la primera vez que va a subir al coche, asegúrate de que el viaje no es demasiado largo, para que pueda ir acostumbrándose de forma progresiva.

Evita que los viajes en coche siempre terminen en malas experiencias, como ir al veterinario o, por el contrario, en situaciones en las que tu perro se sobreexcita en exceso, como ir al pipican durante horas. En ambos casos anticipará lo que va a pasar y aparecerá la ansiedad.

Si tu perro ya asocia el coche con una mala experiencia y estos consejos no son suficientes, no dudes en contactar con un educador canino que trabaje de forma amable. Desde El Perro Limón, ofrecemos sesiones personalizadas vía online y presenciales en Teruel. Si necesitas nuestra ayuda, no dudes en contactarnos.

Si te ha gustado puedes compartirlo

Share on facebook
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Más artículos